Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Aconsejamos preparar los vehículos para los primeros fríos del otoño

La seguridad en la carretera se basa en la revisión de los neumáticos, un perfecto control de los diferentes niveles de líquidos y una buena limpieza.

Desde nuestra empresa nos gustaría advertir de lo importante del buen mantenimiento de vehículos al terminar el verano para circular con seguridad y también minimizar el riesgo de avería.

Especialmente aquellos vehículos que hayan estado en la calle, expuestos durante meses al calor y a las elevadas temperaturas, habrán sufrido condiciones climáticas que hayan dejado huella en su funcionamiento. Por este motivo resulta fundamental revisarlos cuando acaba el calor, logrando que se enfrenten sin incidencias a las lluvias y también al frío del otoño.

Desde nuestro taller en Monzón informamos cada año a nuestros clientes sobre las recomendaciones más adecuadas para preparar los vehículos de cara a las variaciones de temperaturas. También para que circulen de forma segura, sin sorpresas desagradables relativas a los cambios de estación:

Una necesaria revisión de niveles

El nivel del aceite del motor, el del líquido refrigerante, el nivel de los frenos y el del limpiaparabrisas tendrán que ser revisados porque han podido verse afectados durante el verano.

Importante revisión de la presión de los neumáticos y de su dibujo

Fundamental resulta el examen de los neumáticos, también la rueda de repuesto, el único punto de contacto que tienen los vehículos con el asfalto. Comprobar su apariencia exterior, así como la profundidad del dibujo y la presión,que siempredebe coincidir con las recomendaciones del fabricante, es muy importante.

No menos importante es la revisión de los limpiaparabrisas, antes de las primeras lluvias

Conforme va avanzando el otoño, somos conscientes desde Talleres Murillo de la importancia de tener a punto los limpiaparabrisas. Y disponer el depósito del líquido correspondiente lleno. El calor propio del verano puede estropear las gomasde barrido, lo que es posible que haga que no se limpien bien las gotas de lluvia. Todo ello implica que en plena tormenta el peligro de incidentes aumente.

Tan importante como las escobillas son los cristales del coche, sobretodo el cristal del parabrisas. Su limpieza resulta esencial, no sólo por estética, sino para eliminar los restos de barro, insectos u otras suciedades que puedan adherirse, provocando posibles grietas.

Una correcta Limpieza tanto de interior como de exterior

Una limpieza adecuada, interior y exterior, mejora el aspecto de todo vehículo. También resulta beneficiosa para la seguridad y el confort de acompañantes y conductores. Del mismo modo, aconsejamos desinfectar el coche periódicamente, evitando posibles contagios por la COVID-19. En definitiva, somos conscientes que cuando empieza el otoño las jornadas diurnas se acortan, anochece más pronto, empeora la climatología y también aumentan las lluvias. Por ello, resulta importante revisar la limpieza y los niveles de cada elemento del vehículo. También la presión y la apariencia de cada uno de los neumáticos, y los limpiaparabrisas, asegurándonos entre todos que el vehículo funciona correctamente.