Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Antes de viajar, es muy importante revisar los distintos niveles y presiones del vehículo

Ya tenemos aquí las vacaciones, y en otro verano atípico en medio de una pandemia, los desplazamientos en coche a los destinos vacacionales serán uno de los medios más usados por los españoles. Debemos hacerlo con seguridad y mantener nuestros coches en óptimas condiciones.

Hay que prestar atención a las revisiones de los niveles y presiones de las ruedas en los automóviles con las vacaciones de verano y los desplazamientos largos hacia los destinos de vacaciones.

Os recomendamos hacer las revisiones pertinentes antes de coger tu vehículo para hacer trayectos largos, ya que os puede evitar algún que otro susto.

Hay algunas revisiones que se pueden hacer sin necesidad de pasar por el taller. Os explicamos ahora como controlar los distintos niveles de líquidos (niveles de aceite, refrigerante, líquido de frenos, líquido de dirección y líquido de limpiaparabrisas) y la presión del aire en los neumáticos.

Revisa los niveles de:

  • Aceite: Motor en frío y en un plano llano completamente horizontal. Tienes que, primero sacar la varilla, limpiarla y volver a ponerla. Luego extraerla de nuevo y ver dónde marca el nivel de aceite que tiene que estar entre las dos muescas.
  • Refrigerante: Motor en frío (peligro de expulsión de gases) y horizontal. Ubica la botella (traslúcida) y compruebar que el nivel se encuentra entre las marcas de máximo y mínimo.
  • Líquido de frenos: Motor frío y posición horizontal del coche. El depósito del líquido es un recipiente negro con letras amarillas en el tapón. Asegurate que está entre los indicadores de máximo y mínimo.
  • Líquido de dirección: Motor caliente, busca un depósito con el dibujo de un volante en el tapón. También dispone de una varilla para medir el nivel. Sácala, límpiala, y vuélvela a poner hasta el fondo. Sácala y verificar que la marca del líquido está entre las dos muescas.
  • Líquido de limpiaparabrisas: Motor frío, hay que localizar el depósito que normalmente está en un lateral y lleva el dibujo de un parabrisas. Puedes rellenarlo con la ayuda de un embudo.

También hay que revisar la presión de las ruedas. Para verificarla, hay que hacerlo con el motor parado y los neumáticos fríos. Con la ayuda de un manómetro enganchado al pitorro de la rueda, mide la cantidad de aire que tiene cada rueda. Comprueba qué cantidad nos indica el fabricante (lo verás en el neumático) y quita o pon según sea el caso.

Os recomendamos hacer estas comprobaciones tanto antes de los viajes de ida como de los de vuelta, para que nada te estropee las vacaciones.