Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Haz una buena revisión a tu coche para afrontar el verano

Llega el buen tiempo y vas a querer salir de fin de semana, hacer una escapada un poquito más larga o disfrutar de las esperadas vacaciones de verano. Estos son momentos en los que los vehículos se usan con más frecuencia y se someten a altas temperaturas, que de no estar en un buen estado, pueden darte un buen susto.

Las esperadas vacaciones ya llegan para muchos españoles, el buen tiempo, escapar del calor de las zonas urbanas para ir a refrescarse a la playa durante los fines de semana, o a buscar el fresco de las alturas en la montaña,… Vayas donde vayas, seguro que vas a necesitar el coche o un vehículo para llegar a tu destino, y lo más recomendable es hacerle una revisión para viajar durante el verano. Como especialistas en coches te explicamos a continuación qué deberás revisar y tener en cuenta para no tener ningún susto que te amargue el viaje.

Los niveles de los distintos líquidos

Deberás tener en cuenta y revisar el nivel del aceite del motor, el del líquido anticongelante, el nivel de los frenos y el del limpiaparabrisas.

  • Nivel de líquidos del motor: Deberás hacerlo con el motor frío y el coche en un plano llano. Para ello, saca la varilla, límpiala y vuelve a introducirla. Comprueba que al sacarla, el nivel esté entre las dos marcas.
  • Revisa el anticongelante: Solamente con mirar el depósito es suficiente, puesto que generalmente es transparente. Comprueba que el líquido esté entre las marcas del máximo y el mínimo. Si tienes que rellenarlo, espera siempre a que el motor esté frío, pues podría salir disparado por la presión y quemarte.
  • Nivel del líquido de frenos: Difícilmente se vaciará, pero puede pasar. Deberás buscar un depósito transparente, pequeño, que también lleva unas marcas de máximo y mínimo.
  • Líquido del limpiaparabrisas: Es un depósito que no lleva marcas. Te recomendamos llevarlo siempre lleno, porqué nunca se sabe si se puede ensuciar la luna delantera y te pueda afectar a la visibilidad.

Revisión de las luces

Como sabes es muy importante que las luces estén siempre en perfecto estado, puesto que por la noche es el único sistema de alumbramiento, que te permite visualizar el camino e indicar tu posición a otros vehículos. Haz una comprobación con el coche parado, y, para comprobar que la luz de freno funciona, puedes hacerlo acercándote a una pared y ver si la luz se refleja en ella.

Revisión de los frenos

Los frenos son uno de los elementos del vehículo que más intervienen en nuestra seguridad, pues unos frenos en mal estado afectarán a la frenada. A parte de comprobar el nivel del líquido, deberás comprobar el desgaste de los discos y pastillas. Si el vehículo es de llantas con radios observa que el disco no presenta grietas o un escalón excesivo en el borde. Pero si el sistema de frenado es con pastillas, revisa que al menos tenga 4 mm de espesor. Las podrás ver fácilmente, ya que son el elemento que, sujeto por la pinza, está en contacto con la superficie del disco de freno.

Revisión de los amortiguadores

Otra cosa para comprobar es el estado de los amortiguadores. Puedes hacerlo pasando por un badén a unos 30 km/h y verificar que el rebote es único, pero si hay más rebotes, es que no están en buen estado.

Revisión de los neumáticos

Puedes hacer una primera inspección ocular, revisando que la banda de rodadura no tiene un desgaste irregular o excesivo. Los surcos deben tener una mínima profundidad de 1,6 mm, y deberás revisar que los flancos de los neumáticos no presentan abombamientos, grietas o roturas. Del mismo modo, es muy importante que revises y ajustes las presiones de los neumáticos como recomienda el fabricante del vehículo.

Revisión del limpiaparabrisas

El calor es un factor que los puede resecar, y hacer que no limpien bien. Te pueden encontrar con una tormenta de verano inesperada, con lo que es importante que estén en buen estado para poder circular en perfectas condiciones.

Revisión de la rueda de repuesto

¿Has temido alguna vez pinchar una rueda y encontrarte con que la de repuesto no está bien?. Una cosa tan sencilla como examinar la presión y si está bien hinchada puede ahorrarte más de un disgusto.

Te aconsejamos seguir estos sencillos pasos para estar tranquilos durante tus desplazamientos de verano. Pero si no sabes o no tienes tiempo para hacerlo, acércalo a tu taller de confianza, tendrás mucha más seguridad en la carretera.